Un chapuzón con suerte



Tengo un verano de revival. Estoy leyendo auténticas reliquias, libros que había en casa de mis padres y que leí y releí mil veces entre los 12 y los 16 años.Con deciros que hasta me he vuelto a leer Aventura en la montaña, de Enyd Blyton (cualquier día hago la crítica), os lo digo todo. A mi padre le gustaba mucho la novela negra (sí, es una herencia) y las novelas de humor. Durante unos años estuvieron muy de moda Wodehouse, Joan Butler y otros autores de este tipo. Creo que de Wodehouse se han reeditado novelas de Jeeves, pero no creo que sea fácil encontrar libros de Joan Butler si no es de segunda mano. He disfrutado mucho con este libro. En parte por los recuerdos que me trae. Yo creo que huele a pan con mantequilla de las meriendas y tiene casi todas las hojas dobladas por una esquina, que es como marcábamos el punto de los libros en mi casa (no éramos nada respetuosos con eso,casi solo había ediciones de bolsillo y podías doblar, subrayar y comer bocadillos mientras leías. Grandes tiempos).La verdad es que me sigue pareciendo gracioso. Con sus castillos escoceses, sus damiselas con camisones que parecen tela de araña y esa ironía tan british.

%d bloggers like this: