Mona de diciembre


Fum, fum, fum. Nuestra mona navideña, completamente alejada del mundo del christma, se protege como puede de la lluvia pertinaz que nos amarga diciembre. La manda Reyes, como no, ganadora por goleada de esta sección. Somos monas inasequibles al desaliento y estamos seguras de que el 2015 será mejor. Y lloverá menos, por lo menos en Donostia.

%d bloggers like this: