La casa de las miniaturas


No os lo vais a creer: me han plagiado. Tal cuál. ¿Y quién ha plagiado a una mona desconocida? Pues una escritora joven y guapa que acaba de publicar un best seller. Hace quizás cinco años escribí una novela infantil, La casa inquieta. En ella unos niños se mudan y en su nueva residencia encuentran  una casa de muñecas exacta a la de verdad  en la que se producen misteriosos cambios.
Una novela de la que Jessie Burton nunca ha oído hablar ni ha leído porque no está publicada, pero su casa de las miniaturas arranca con el mismo planteamiento: una mujer recién casada llega a su nuevo domicilio en Amsterdam donde su marido, un rico comerciante, le ofrece como regalo de bodas una réplica de su propia casa en la que también sucederán cambios de los que interesarían vivamente a Iker Jimenez. La novela está ambientada en el siglo XVII y podríamos clasificarla como novela histórica, un poco al estilo de Toti Martínez de Lezea o Matilde Asensi. A mí es un género que no me gusta mucho, pero leí una reseña que la comparaba con El jilguero y La joven de la perla y me llamó la atención. Nada que ver, se lee fácil y tiene un puntito de intriga, pero no me ha acabado de convencer ni el fondo ni la forma. Espero que cuando mi casa inquieta triunfe por el mundo no me demande ella a mí por plagio. Acudiré a mis compas de la Escuela de escritores para que me defiendan.

%d bloggers like this: