El misterio del carruaje


Esta es una de mis últimas compras en Negra y Criminal. Aquí la tengo, con su sello de inicio y final de la librería, que me pongo nostálgica solo con mirarlo. Es un bestseller del siglo XIX, y eso que era la primera novela del autor. Un hombre aparece asesinado en un carruaje y acusan a un joven rico, guapo y buena persona de ser el criminal. Todas las pistas apuntan en su dirección y, además, él se niega a hacer pública su coartada por defender asuntos de honor, que en aquellos años se tenían muy en cuenta. Lo más curioso para mí es que transcurre en Australia (donde el autor pasó parte de su vida) y muestra una sociedad parecida a la inglesa pero con sus peculiaridades. La trama no es nada del otro mundo: sagaces detectives y abogados, bellas damiselas que enferman si hay una desgracia o se desvanecen ante las malas noticias. Algo ha evolucionado el género humano, nunca he visto a nadie desmayarse de un disgusto, ni tener "fiebre cerebral" que era algo muy común en aquellos tiempos. Nada que ver con Wilkie Collins, solo recomendable para los que necesitan leer novelas de detectives de toda época y condición y para incondicionales de la novela victoriana.


%d bloggers like this: