La amiga estupenda


Una vez más fueron mis cuñadas, fuente de toda sabiduría, quienes me recomendaron esta novela. Había oído hablar de la autora, con ese halo de misterio que la rodea, incluso los rumores de que es un hombre. No sé por qué había decidido que sería una mujer rara que escribiría novelas raras y la había apartado de mi lista de pendientes. No podía estar más equivocada. Rara, tiene que serlo. Si yo hubiera escrito algo semejante no me cansaría de dar entrevistas y salir a la calle con una pancarta que dijera "Yo escribí La amiga estupenda". Son formas de ser. La novela no tiene nada de rara y mucho de apasionante y tan bien escrita que te metes en el Nápoles de los años 50 y te parece conocer a Lila y Lena, ser parte de ese barrio, sentir el calor, la pobreza, las ganas de volar de las protagonistas. Y estoy convencida de que está escrita por una mujer, esa mirada sobre la violencia que lo impregna todo en esa sociedad me parece completamente femenina. Al disgusto de acabarla llegó el consuelo de que es una serie de cuatro novelas y en breve voy a empezar la segunda: Un mal nombre. Me ha impactado tanto que le voy a a dar


%d bloggers like this: