La librería del señor livingstone
(mona jacinta)


El domingo tenía yo un día tristón. Por motivos que no vienen al caso mi máxima aspiración era convertirme en un bicho bola y ovillarme en mi cama. Pensé "necesito algo que me anime". Por suerte acababa de terminar El cuento de la criada, que es un libro muy bueno pero que no contribuye precisamente a subirte la moral. De pronto me acordé "¡Tengo el último de Mónica Gutiérrez! ¡Salvados!". Y , efectivamente, su novela consiguió el efecto terapéutico habitual. Por algo la llaman literatura feelgood. En esta ocasión la protagonista, Agnés Martí, va a Londres para intentar encontrar trabajo como arqueóloga en algún museo. En vista de lo difícil que resulta y por pura casualidad encuentra trabajo en Moonlights books, la librería del señor Livingstone que ya asomaba en un relato del libro La librería a la vuelta de la esquina. En los libros feelgood las cosas malas aparecen en su justa medida, para dar algún punto de tensión a la historia, pero siempre hay lugares maravillosos. En esta ocasión, una tienda de libros en Londres como la que te imaginas si cierras los ojos. Mónica se las arregla para que los protagonistas, que no son ricos, lleven una vida llena de cosas agradables. Así, la amiga de la protagonista trabaja en Fortnum&Mason y puede llevar cosas deliciosas para acompañar el té (earl grey, por supuesto).Hay libros, muchos libros y citas de clásicos (porque Mónica es muy culta) y te apetece comprar todo lo que vende el Sr. Livingstone; hay amor y humor y te quita todas las murrias de un plumazo. Lo único malo es que lo devoras en un suspiro y que la librería del Sr. Livingstone no existe (aunque estoy por buscarla...)


%d bloggers like this: