El canto del cisne
(mona jacinta)


Creo que ya he dicho alguna vez que Edmund Crispin me pone de buen humor. Como estoy muy necesitada de darme alegrías, he vuelto a elegir uno de sus audiolibros. Me ha encantado. Desde el principio en el que se hace una declaración sobre lo insoportables que son por definición los cantantes de ópera, a la historia de amor de dos de los protagonistas y la multitud de personajes curiosos que componen la historia. Y, por supuesto, el genial Gervase Fen. Este es uno de esos crímenes imposibles que al principio se toman por suicidio porque la víctima aparece muerto en su camerino cerrado con llave por dentro. Además, todo el mundo tenía un motivo para asesinar a Edwin Shorthouse. Una delicia de diálogos llenos de humor. Ideal para sobrellevar esta época aburrida.


%d bloggers like this: