Testamento de juventud
(mona jacinta)


Le tenía echado el ojo a Testamento de juventud hace mucho tiempo. Esa enfermera jeringuillas me llamaba desde los escaparates. Pero leer una novela de más de 800 páginas requiere un poco de tiempo y he aprovechado las vacaciones de carnaval para devorarla.
Una verdadera joya, os lo aseguro. Son las memorias de juventud de la autora, Vera Brittain, que a los treinta años había vivido más que yo en toda mi vida. Y no es envidia, porque le tocó una juventud durísima. Esta mujer nació en 1893 en una familia acomodada y desde muy joven manifestó una gran curiosidad intelectual, lo que la llevó a pelearse con medio mundo para conseguir ir a la Universidad de Oxford. Cuando consiguió ese difícil propósito, estalló la Primera Guerra Mundial y su mundo se volvió del revés. Su hermano, su novio y sus amigos se van al frente y ella decide hacerse enfermera voluntaria para cooperar en la medida de sus posibilidades. El relato de la guerra te parte el corazón. Esa juventud a la que se manipuló y mandó al sacrificio con proclamas de heroísmo y cantos de amor a la patria. Menudo timo. No es de extrañar que, terminada la guerra, Vera volviera a estudiar y fuera una figura en terrenos como el pacifismo y el feminismo.
Os aseguro que merece la pena. A ver si a base de entender el pasado, apañamos mejor el futuro.