La hija del sacerdote
(mona jacinta)


Dijo una vez Pseudomona que hay pelis buenas, malas y feas. Creo que esta sabia clasificación también se aplica a los libros y La hija del sacerdote es una novela fea. Son feas las víctimas, los asesinos y los policías. Nadie te cae bien ni te interesa mucho. La historia trata de una joven de dieciséis años que es asesinada en un pueblo de Suecia. La policía sospecha del novio de la chica que ha huido. Una joven agente en prácticas será la encargada principal de la investigación. Todo con los típicos paisajes nevados de fondo. No merece la pena en absoluto.